Guerra Popular de Resistencia

Loading...

jueves, 31 de diciembre de 2009

Logística en la Guerra de Las Malvinas

Introducción


La guerra de Malvinas es una parte de la historia reciente Argentina de la que poco se habla. Los datos y testimonios reunidos a lo largo de un cuarto de siglo han logrado quebrar el silencio oficial y poner al descubierto un hecho espeluznante: durante la guerra los soldados argentinos no sólo tuvieron que combatir al enemigo, sino al hambre, el frío y la inaudita incompetencia, cobardía y crueldad de sus propios jefes militares.

En el año 1983 se creó una comisión encargada de analizar y evaluar el desempeño de las fuerzas armadas en el conflicto bélico del Atlántico Sur. Este informe ha sido catalogado como "el documento más objetivo y fidedigno sobre la responsabilidad de los jefes militares y subalternos, que podría ser la base para un futuro juicio por la verdad sobre este conflicto bélico"

Además de lo anteriormente planteado, una serie de informes y testimonios dejan al descubierto las falencias logísticas que se presentaron en aquellos acontecimientos, propiamente en la fase inicial y culminante de la guerra. Los principios logísticos y los procesos llevados a cabo para conseguir la continuidad del conflicto y una salida más airosa por parte de las fuerzas argentinas, fueron desvirtuados, inaplicados, poco practicados y lo peor aun, cuando lo poseyeron no los utilizaron.

En las próximas tres paginas del presente ensayo, de manera resumida, presentaremos parte de los testimonios, entrevistas efectuadas por reporteros de televisora de prestigio, relato de un participante del CCEM 49, y citas de los resultados logísticos del informe Ratenbacth, el mejor y único testimonio mejor elaborado y no hecho publico oficialmente por el gobierno argentino.

Resulta difícil tratar de resumir lo más posible en este la totalidad de las deficiencias logísticas detectadas en la guerra de Las Malvinas, cada una de y en los diferentes lugares en que actuaron sus distintos elementos. Es por ello que se recurre, como síntesis, al enunciado de las deficiencias y dificultades logísticas detectadas en el apoyo a las tropas argentinas.
Desarrollo

Desde el punto de vista logístico, lo planteado en el informe Rattenbach , en el cual los anexos correspondientes a los distintos apoyos han sido omitidos, a pesar de ser un documento no oficial, se considera como uno de los pocos que guarda mejor relación a las verdades de las falencias logísticas presentadas por las fuerzas argentinas durante esa guerra. El principio que rige las funciones logísticas argentinas: "Prever para proveer" quedó absolutamente desvirtuado en esa guerra. Un digno general de la Nación, Benjamín Rattenbach, elaboró en 1983 un informe, a pedido de la Comisión de Análisis y Evaluación Político Militar de las Responsabilidades del Conflicto del Atlántico Sur.

En un marco general de referencia se puede establecer que el grado de capacidad técnicamente de las fuerzas argentinas resultó sustancialmente menor que la del enemigo. Esa diferencia fue menor en lo referente a equipos de alto nivel de tecnificación y en personal profesional y extraordinariamente mayor en personal no profesional, que exclusivamente, con un equipo y armamento elementales.

En resumen a lo planteado por Rattenbach, las principales experiencias y enseñanzas se refieren al campo táctico específico, por lo que la comisión se limitó a efectuar el enunciado global de las grandes deficiencias técnicas.

El equipo individual disponible no fue, por sus características, el más apto para las condiciones ambientales de la zona. La imposibilidad de producir un mantenimiento adecuado (lavado, reparación, desinfección), debido a lo escaso de las dotaciones e instalaciones, disminuyó su vida útil y su rendimiento y afectó considerablemente la salud. El Armamento individual y de los pelotones (fusiles, ametralladoras, morteros, cañones) en gran número de casos, las dotaciones correspondientes no llegaron a poder del usuario. El mantenimiento realizado fue deficitario. Las dotaciones de munición fueron, en muchos casos, insuficientes.

En el sur del país existieron problemas, tanto para el abastecimiento de efectos clase III (combustibles y lubricantes para vehículos y aeronaves) en tambores, como para su envío a Malvinas, debiéndose transportarlos desde Buenos Aires, en razón de que en Comodoro Rivadavia no se disponía de una planta envasada. Existió una gran diferencia entre la capacidad logística real de las FF.AA y el desarrollo de esta capacidad con respecto a los elementos destacados en Puerto Argentino. Esta gran diferencia consistió en el TRANSPORTE. Lo anteriormente planteado da por entendido que el principio logístico de confiabilidad y la función logística de transportación no estuvo presente.
El mismo informe Rattenbach, en su párrafo 729
refiere que “…en lo que refiere a la aplicación de la Doctrina Logística Conjunta, se evidenció falta de coordinación de los esfuerzos, en especial de las funciones de abastecimiento y transporte, por lo que resulta conveniente su revisión para facilitar la conducción de logística conjunta.”
De igual manera, el párrafo 730: “El desconocimiento de la Directiva Estratégica Militar por parte de los elementos responsables, trajo como consecuencia la falta de elaboración del Plan de Apoyo Logístico correspondiente, quedando todo supeditado en parte a la improvisación” .

Hubo deficiencias para la preparación de la comida y su distribución, (impulso desde la retaguardia) lo cual incidió negativamente en el estado físico y anímico de la tropa. Esta afirmación esta en la declaración del Mayor Medico Ceballos , quien a su vez en su libro “la medicina en la guerra de Las Malvinas relata de manera considerable paso a paso como las funciones logísticas de atención sanitaria y servicios de personal fueron altamente deficientes.

En otro orden de ideas, la artillería de campaña, en general puede establecerse que la artillería disponible, si bien de un desempeño sobresaliente, no fue, por sus limitaciones, la más adecuada en su empleo en la Isla. (Principio logístico de armonía)

Esteban (2008) establece que margen de los errores tácticos y estratégicos que definieron la suerte de la guerra, lo que aparece como inaudito que a pesar de que se tomaron unas islas semidesiertas, estaban al lado de las costas y permanecieron allí 30 días hasta que llegaron las tropas inglesas y empezaron los combates... “no había casi comida” señala. (Impulso desde la retaguardia) Puede apreciarse, entonces, que a la luz de este considerando resulta inútil buscar coherencia a las actividades del principio de seguridad del planeamiento logístico.
Quien más que un soldado para expresar la falla de los abastecimientos Clase I en el campo de batalla. Por ejemplo, el ex combatiente Jorge Delgado (en entrevista por TELESUR) recuerda: ''El hambre que teníamos era una constante, porque estábamos muy mal alimentados; la carne y la verdura se repartían entre los oficiales y suboficiales''. Marcos Ojeda agrega: ''Al mes del combate el 90% del regimiento estaba con desnutrición, incluso mi compañía tuvo un deceso por esa causa. Yo siempre pesé 70 kilos y cuando terminó la guerra estaba en 52 kilos y medio''.
Igualmente el ex combatiente soldado Mario Romero: ''Nosotros estábamos a un kilómetro del puerto, y ahí pegado había un lugar donde los ingleses faenaban las ovejas y tiraban las vísceras. Los soldados iban y alzaban eso (...) buscaban cáscaras de papa, de naranja, y comían; juntaban y comían. Llegó un momento en que parecía que no éramos soldados, éramos hienas buscando comida.
En un reportaje efectuado por Peretti (2006) a uno de los sobrevivientes del Crucero General Belgrano, José Alberto Villalba, manifestó que la gente ayudó pero en sí, no tuvieron conocimiento que se hayan enviado a nosotros (a los combatientes) y a Malvinas la ayuda. A pesar de que la gente, donó muchas cosas para los chicos de Malvinas. “Nosotros no estábamos equipados, por ejemplo con ropa par frío y armamento, la mayor parte de estos no servía” . En el relato anterior, puede notarse fehacientemente, que los oficiales combatientes no sintieron el impulso de la retaguardia, uno de los principios logísticos más importantes que tuvo una falla considerable en el conflicto.
La ausencia de una logística organizada y conducida con criterio conjunto,
falta de fuentes diversas para la obtención de armamento y de una adecuada capacidad de autoabastecimiento, por ausencia de tecnología propia y de industrias de guerra suficientes. Aunado a esto, la República Argentina se hallaba sancionada por los EE.UU., con embargos a sus importaciones, de armamentos, lo cual limitaba su libertad de acción pata equiparse y modernizar adecuadamente sus abastecimientos militares.















Conclusión
Es posible que en este análisis se hayan omitido aspectos importantes, pero la evidencia del estudio de la bibliografía, es que los británicos superaron con una logística más apropiada a la de Argentina; encontrándose mucho mas alejados dispusieron eficientemente los medios y previsiones necesarios para la difícil operación. Esta claro que también los EE. UU. pusieron gran parte de la logística.
Las críticas de su propio país evidencian que en tres simples párrafos y un anexo logístico, no pudieron satisfacerse funciones logísticas, cuando se sabía que el problema no consistía en obtener efectos sino en transportarlos. Dadas las características de la zona y distancia a los grandes centros proveedores, era necesario disponer con la suficiente antelación que un infraestructura adecuada para el almacenamiento y la formación de los depósitos, con relación al futuro empleo de las Fuerzas.
Muchos medios técnicos y diferentes tipos de abastecimientos no pudieron llegar a poder del usuario, debido al desarrollo de la situación, mientras que otros llegaron fuera de término. La preparación territorial desde el punto de vista logístico fue deficiente. En el campo logístico no puede improvisarse. Esta circunstancia se procedió así y de allí las consecuencias. Los planes de operaciones no desarrollaron las funciones logísticas con un detalle aceptable.
Los efectos resultantes del bloqueo total de las Islas por parte de Gran Bretaña, además de haber escogido el peor momento del año por las condiciones meteorológicas adversas, afectaron decisivamente las posibilidades de su adecuado refuerzo, del mantenimiento de su capacidad de desplazamiento y de acción táctica de combate frente al enemigo y, finalmente, limitaron en forma casi total, el transporte de abastecimientos desde el continente hacia las Islas -pese al arduo esfuerzo que significó el mantenimiento del puente aéreo-, imponiendo serias restricciones logísticas que afectaron el poder de combate.


Bibliografía


Ceballos, E Buroni, J. (1992) La Medicina en la Guerra de Malvinas . Edición del Círculo Militar, Buenos Aires. De La Sanidad en Malvinas. [disponible en: http://www.cdosan.ejercito.mil.ar/Malvinas/Malvinas.htm]
ESTEBAN, E (2008) Malvinas: Una herida abierta. TELESURTV.NET. [disponible en http://www.telesurtv.net/secciones/notasdeopinion/349/malvinas-una-herida-abierta/]
Hernández, E. (2007) La logística en la guerra de las Malvinas. CCEM 49. Ensayo. Pag.2

Hermelo, R. (2007) El conflicto del atlántico sur y la logística británica. Boletín del Centro Naval. Primera parte. Documento en línea de PDF. [disponible en http://www.centronaval.org.ar/boletin/bcn/BCN817/817hermelo.pdf]

Informe Ratenbach. (s/f) Parte III . Evaluación y análisis crítico. http://www.cescem.org.ar/informe_rattenbach/home.html

Peretti, L (2006) Islas Malvinas. Trabajo grupal. [disponible en http://www.monografias.com/trabajos7/isma/isma.shtml]


UPEL (2006) manual de tesis de grado y de maestrías y doctorales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada