Guerra Popular de Resistencia

Loading...

jueves, 31 de diciembre de 2009

Seguridad y defensa Integral y Guerra Popular de Resistencia

LA SEGURIDAD Y DEFENSA NACIONAL Y LA
GUERRA DE RESISTENCIA.



La naturaleza y significación de los conceptos de seguridad y defensa.

A partir de 1999, en Venezuela se producen cambios en el pensamiento y la política de seguridad, orientados por la nueva Constitución Nacional, el Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2001-2007, el nuevo pensamiento militar venezolano, el concepto de guerra de cuarta generación y el conflicto asimétrico. Dentro de estos cambios, se promulga la Ley Orgánica de Seguridad de la Nación en el año 2002, se reforma la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional, vigente desde el año 2005 y se introducen modificaciones en las funciones y estructura de la Fuerza Armada Nacional.

En el contexto interno, los cambios más importantes son: una mayor importancia y peso constitucional de la seguridad; el énfasis en las ideas de seguridad, defensa y desarrollo integral; la corresponsabilidad entre Estado y sociedad civil; el voto militar y una nueva línea de mando en operaciones militares y funciones administrativas. El Consejo de Defensa de la Nación (CODENA) expresa que las principales amenazas internas a la seguridad del país son la pobreza y el deterioro económico, la inseguridad personal y la corrupción, los conflictos políticos internos y los problemas ambientales. Entre las amenazas externas se encuentran: la intervención militar por parte de Estados Unidos y/o Colombia, los impactos del conflicto colombiano, el crimen organizado trasnacional, el narcotráfico y el deterioro ambiental.

Según el artículo 323 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el Consejo de Defensa de la Nación es el máximo organismo de consulta para el asesoramiento y planificación de todos los asuntos relacionados con la “defensa integral” del país y le corresponde “establecer el concepto estratégico de la Nación”.

La política de seguridad del gobierno venezolano, según la Secretaría General Permanente de CODENA, se orienta por 5 objetivos estratégicos:
1. el fortalecimiento (cuantitativo y cualitativo) y la modernización de las FAN, y el desarrollo de un nuevo modelo de defensa a través de la cooperación regional y hemisférica.
2. la política de fronteras, el multilateralismo y la desconcentración territorial de las fachadas Amazónica-Guayanesa, Andina-Llanera y Atlántico-Caribeña.
3. la protección ecológica y el reconocimiento de una cultura multicultural.
4. el desarrollo humano integral, así como el desarrollo integral y un nuevo orden internacional en materia económica.
5. el fortalecimiento de las instituciones públicas
Igualmente, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela señala en su Art. 322:
La seguridad de la nación es competencia esencial y responsabilidad del Estado, fundamentada en el desarrollo integral de éste y su defensa es responsabilidad de los venezolanos y venezolanas; también de las personas naturales y jurídicas, tanto de derecho público como de derecho privado, que se encuentren en el espacio geográfico nacional.
La Ley Orgánica de Seguridad de la Nación en su Art. 2 define la Seguridad como:
Es la condición, estado o situación que garantiza el goce y ejercicio de los derechos y garantías en los ámbitos económico, social, político, cultural, geográfico, ambiental y militar de los principios y valores constitucionales por la población, las instituciones y cada una de las personas que conforman el Estado y la sociedad, con proyección generacional, dentro de un sistema democrático, participativo y protagónico, libre de amenazas a su sobrevivencia, su soberanía y a la integridad de su territorio y demás espacios geográficos
Defensa Integral
Es el conjunto de sistemas, métodos, medidas y acciones de defensa cualquiera que sean su naturaleza e intensidad, que en forma activa formule, coordine y ejecute el Estado con la participación de las instituciones públicas y privadas, y las personas naturales y jurídicas, nacionales o extranjeras, con el objeto de salvaguardar la independencia, la libertad, la democracia, la soberanía, la integridad territorial y el desarrollo integral de la nación. ( Art.3 LOSN)
El Desarrollo Integral
El desarrollo integral, consiste en la ejecución de planes, programas, proyectos y procesos continuos de actividades y labores que acordes con la política general del Estado, y en concordancia con el ordenamiento jurídico vigente, se realicen con la finalidad de satisfacer las necesidades individuales y colectivas de la población, en los ámbitos económico, social, político, cultural, geográfico, ambiental y militar. ( Art.5 LOSN)
En la actualidad debemos entender la Seguridad como un proyecto estratégico que tiene como consecuencia la lucha por los derechos humanos, la democracia, la participación y el gobierno del pueblo. La seguridad es una idea controvertida; que no se descubre, se construye. La concepción de Seguridad que se expresa en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela plantea diversos escenarios para conseguirla; una Defensa Integral que es compartida de manera corresponsable entre el Estado y la Sociedad Civil y que se manifiesta en los ámbitos Político, Económico, Ambiental, Geográfico, Social, Cultural y Militar.
Parafraseando a Zambrano (2006), establece que la Seguridad y la Defensa de la Nación se fundamentan en la corresponsabilidad entre el Estado y la sociedad civil, ahora bien; ¿cómo se operacionaliza esta corresponsabilidad entre el Estado y la sociedad civil? ¿Cuáles serían las estrategias o los mecanismos para su ejecución? La Autora anteriormente descrita plantea que en primer lugar, la Defensa Integral de la Nación es un sistema integral conformado por tres niveles; el nacional, el estadal y el municipal, dichos niveles a su vez integrados por diferentes subsistemas. De allí que al pensar en la corresponsabilidad y en las redes sociales para la Defensa se refiere principalmente al nivel municipal y comunal, fundamentalmente porque es ahí donde se expresa lo local y lo comunitario a través de las redes de apoyo a las misiones.

Fuente: Zambrano, Luisa (2006)
(1) Los nuevos escenarios de la defensa militar:
Seguridad y defensa integral
Para Zambrano (ob.cit) la Seguridad y Defensa Integral por parte de las redes de apoyo a las Misiones es lo que se denominará Defensa Popular Integral, la cual:
Expresa la relación directa entre lo civil y militar para asumir la defensa integral de la nación — en todo momento especialmente cuando la soberanía de nuestra nación se vea amenazada por algún país extranjero y cuando se produzcan catástrofes o calamidades públicas, estados de emergencias económicas y conmociones internas o externas— a través de las redes y organizaciones sociales y comunitarias (misiones, UBEs, contralorías sociales, cooperativas, organizaciones indígenas, políticas, artísticas, laborales, etc.) que encarnen de manera eficiente, eficaz y efectiva el principio de corresponsabilidad.
Es decir, que el concepto de Seguridad y Defensa Integral de la Nación será el componente integrador de todas las misiones sociales propuestas por el gobierno nacional, dado que estas Misiones nacen bajo la idea de luchar y defendernos de nuestra principal amenaza, la pobreza y la exclusión social, por tanto, cuando se conforman redes de apoyo a las misiones éstas deben estar claras de su corresponsabilidad en materia de Defensa Integral de la Nación, ya no sólo para asegurar el funcionamiento del módulo de salud, la alimentación, la educación, etc., sino la integridad total y la soberanía de nuestra nación. Los integrantes de las misiones y las redes que los conforman deben estar conscientes que cuando salen, por ejemplo: de la misión Vuelvan Caras reunidos en cooperativas de pescadores, no sólo deben asegurar la alimentación de la población, sino que al mismo tiempo tienen la responsabilidad de coadyuvar en la vigilancia y cuidado de los espacios marítimos de la nación; tienen que conocer y manejar los conceptos de Seguridad y Defensa de la Nación y actuar en momentos en que detecten situaciones irregulares que puedan afectar estos preceptos.

Zambrano (2006), manifiesta que el pueblo, las comunidades, los vecinos, los estudiantes, los soldados, los campesinos, las amas de casa, los indígenas, etc., formados, informados, organizados y comunicados en redes por toda Venezuela …constituyéndose en un referente de nueva ciudadanía y de poder del soberano, que redefine los límites de la comunidad política en la que se había organizado con anterioridad, (partidos políticos, sindicatos, gremios, etc.) y que hoy como signo de una sociedad civil global/local latinoamericana ya no son tan "identificables", "acordables", "manipulables", "definibles", "intrumentables" por los "órganos del imperio" sino que son las Redes Sociales para la Defensa Popular que supone la refundación del país en pro de la construcción del nuevo socialismo del siglo XXI.

Para comenzar a ordenar las fuerzas e integrar los conceptos de seguridad integral, en el proyecto de Lofan que se aprobó que sería la expresión jurídica del nuevo pensamiento militar, se estipula la creación por decreto presidencial de “zonas de defensa integral”, para “garantizar la seguridad de la nación” y de nuevas “zonas militares”.

La resistencia Popular
Al igual que la reserva, la Guardia Territorial formaría parte de la estrategia elaborada para superar el escollo asimétrico planteado en el actual panorama internacional. Müller Rojas (ob.cit) defiende esta estructura como fundamental, pues organizaría la resistencia popular: “La voluntad de los venezolanos contra la invasión extranjera”. Así lo define la nueva LOFAN: “Los ciudadanos (as) que voluntariamente se organicen para cumplir funciones de resistencia lo harán ante cualquier invasión interna o de fuerza extranjera, estos grupos deben ser debidamente registrados por la Comandancia General de la Reserva Militar y Movilización Nacional quedando bajo su mando y conducción”.
De acuerdo con Heinch Dieterich (2004), la doctrina militar de la revolución bolivariana, contenida en los 10 objetivos estratégicos de la “nueva etapa de la revolución”, establece el incremento del componente militar frente a una guerra asimétrica; la fusión entre pueblo y ejército a través de una alianza estratégica cívico-militar; la defensa integral de la nación, mediante la expansión de las reservas militares, la instalación de los consejos regionales y locales de seguridad y la activación de los componentes militares ante cualquier intervención foránea y dificultades internas y externas. Estas estrategias forman parte de una fase antiimperialista.
El Mismo General Muller enfatizó que “frente a una estrategia directa como la que está empleando el imperio, contraponemos una indirecta, dentro del esquema de la guerra prolongada. Sustentado básicamente en la resistencia popular pero sin eliminar el uso de acciones convencionales”



Guerra Asimétrica
Algunas consideraciones y génesis.
El término ha provocado perplejidad y confusión. Hay quienes cuestionan su uso en los documentos oficiales de la Presidencia y la Fuerza Armada Nacional, dada su procedencia de los manuales donde se expone la teoría militar imperialista de dominación colonial. Tienen toda la razón quienes así piensan. De guerra asimétrica, de cuarta generación, conflicto de baja intensidad (en el lenguaje reganiano), conflicto moral, ataque idiosincrásico y guerra irregular, es que versa la más extendida reflexión actual en la metrópoli sobre asuntos militares, a propósito de la crisis universal de legitimidad del Estado imperialista (particularmente de sus sistemas electorales y de representación), que significa que muchos países evolucionarán hacia guerras no convencionales en su propio territorio.

Los Estados Unidos, con su cada vez más cerrado y autoritario sistema político (donde no importa cual de los dos partidos políticos gane la elección, porque nada cambia en realidad), será el escenario principal de guerras asimétricas, tal como ocurre con la actual guerra de Irak, el Plan Patriota en la vecina nación o la crónica agresión contra Cuba Socialista, eventos que cada vez son un asunto más interno de la política yanqui, que sirven, además, de paradigma al resto de los pueblos para combatir con eficacia una hiperpotencia arrogante y arbitraria, en el contexto de la promocionada globalización, pese a su inmenso arsenal bélico, tecnológico y nuclear.
Importa señalar que el uso del concepto “guerra asimétrica” en los documentos públicos del gobierno bolivariano, se refiere esencialmente a la manera de contrarrestarla con la “guerra de todo el pueblo” y demás formas de la guerra popular prolongada, que desde la perspectiva de la ciencia de la guerra popular tiene sus propios principios, leyes, formas de organización y gestión.
Guerra asimétrica es la que prepara el imperialismo norteamericano contra nuestra nación, para recuperar el terreno perdido en su dominación neocolonial y retornar al poder la vieja oligarquía corrupta y decadente. Parte del apresto popular para asumir una guerra asimétrica imperialista contra nuestra nación es conocerla, por lo menos, en su formulación conceptual. Por supuesto resulta obligado entender los principios y leyes de la guerra de todo el pueblo o de la guerra popular.
Tomando como ejemplo bíblico, el caso de asimetría más notable fue el encuentro entre David y Goliat. Otros casos paradigmáticos son la derrota de Varo y sus legiones a manos de tribus germánicas en el bosque de Teutoburgo el año 9 D.C; también el aniquilamiento de ejércitos británicos en Afganistán el año 1842 y en Isandwana a manos de los Zulúes en 1879; o del séptimo de caballería a manos de los Sioux, Oglalas y Cheyenes en Little Big Horn el año de 1876. Más recientemente, la masiva actuación de los guerrilleros soviéticos contra las tropas nazis durante la segunda guerra mundial, que contribuyó notablemente al éxito de las tropas regulares; y la derrota de los Estados Unidos en Vietnam.
Varios textos y tesis son objeto de estudio en las academias militares yanquis al evaluar la guerra irregular para reforzar toda su estrategia bélica y de confrontación a la movilización revolucionaria que se propaga por todo el planeta mediante imprenta y acceso a la web.
Las elaboraciones teóricas del general Vo Nguyen Giap, conductor de la guerra popular vietnamita y del Presidente Mao, líder de la revolución socialista en China, son igualmente objeto de estudio.
El General Giap trazó una estrategia de guerra de guerrillas, la cual sustentó en primer lugar, en la diferencia de armamento, equipo, entrenamiento y organización con el adversario: “Esquivando al enemigo cuando es más fuerte y atacándolo cuando es mas débil, dispersándose unas veces, reagrupándose otras, desgastando el enemigo en ocasiones, exterminándolo en otras, intranquilizando su espíritu y agotando sus fuerzas. Los triunfos sumados de muchas batallas pequeñas desgastan progresivamente los efectivos humanos del enemigo, al tiempo que incrementamos poco a poco nuestras fuerzas. Nuestros pocos efectivos humanos no deben agotarse tratando de conservar u ocupar territorio”.
En la perspectiva de este planteamiento se observa que la formación de un frente de batalla se desdibuja y no entra en la planificación de este tipo de conflicto. Que la desmoralización de la fuerza oponente, mediante la extensión de las acciones, debilita las operaciones defensivas regulares en su esencia; lo que dificulta aun más es el no contar con un objetivo que atacar, sea éste de oportunidad, alterno secundario, primario o estratégico por parte de las tropas mercenarias.

Los Escritos Militares del presidente Mao, son igualmente, objeto de estudio en el esquema de la guerra asimétrica. Su percepción de la irregularidad de las acciones militares le lleva a plantear que “Pegar y correr, pelear y dejar de pelear al día siguiente, desaparecer ante el avance definitivo del enemigo y cerrar sobre el enemigo a medida que pasa”, es el comportamiento adecuado.
En el planteamiento del Presidente Mao, son similares las tácticas contra un enemigo nacional o extranjero, no importando la organización del oponente o duración del conflicto. Todo confluye en la capacidad de disminuir al adversario y su voluntad de lucha, mediante los siguientes puntos básicos: “Avanza el enemigo, nos retiramos; acampa el enemigo, lo hostigamos; se fatiga el enemigo, lo atacamos; se retira, lo perseguimos. Estas tácticas se asemejan en todo a la forma en que se maneja una red; debemos estar listos para lanzarla o recogerla. La tiramos abierta para ganar a las masas y la recogemos para luchar contra el enemigo.
A partir del examen de estos planteamientos y de las distintas experiencias, los estrategas y planificadores militares del imperialismo han hecho sus formulaciones teóricas sobre este tipo de conflicto para adecuar sus aparatos militares.

Aproximaciones al concepto de Guerra Asimétrica
El nuevo pensamiento militar venezolano gira pues, en torno a la noción de guerra asimétrica, que Müller (2005) define como “una relación desigual de fines, medios y modos de acción entre los adversarios”.
Para el General Müller el nuevo pensamiento militar está basado en una sola amenaza: la intención de Estados Unidos de “declarar, a cualquier país del mundo enemigo y atacarlo”. Hasta el momento, la Fuerza Armada había manejado otras situaciones posibles de conflicto que incluían a Cuba, Colombia y Guyana. La amenaza actual, según Alberto Müller Rojas, se traduce en varias hipótesis de conflicto: La acción directa de tropas estadounidenses sobre el territorio venezolano.
Rangel (2006), en su discurso de toma de posesión del Ministerio del Poder Popular para la Defensa la define como “La guerra asimétrica, la guerra de resistencia, la guerra larga o la guerra de todo el pueblo, también pudiera llamarse la guerra de la gran prueba y fortaleza de ánimo, de valores y principios, o también la gran guerra de la identidad nacional como respuesta necesaria a las agresiones imperialistas en defensa de nuestra patria…”
La llamada guerra asimétrica o "sin restricciones", según los teóricos chinos Qiao Lyang y Wang Xiangsui, presupone la utilización de cualquier clase de lucha ante una potencia abrumadoramente superior en fuerza, tecnología o influencia diplomática, combinando acciones políticas y militares e implicando a la población civil.
La “guerra asimétrica”, su percepción y lectura en los niveles de liderazgo del proceso revolucionario, ha sido colocada como punto central dentro de la Nueva Doctrina Militar Bolivariana para la defensa integral de la Nación. Es lo que explica la necesidad de su profunda revisión y su examen dialéctico en el plano teórico, así como las implicaciones de su eventual aplicación por las fuerzas armadas imperialista en su estrategia de agresión contra nuestra República.
La preparación de nuestro pueblo debe hacerse para enfrentar un conflicto asimétrico, una guerra de cuarta generación con métodos idiosincrásicos, un conflicto moral, contrainsurgente o irregular, diseñado y ejecutado por los aparatos militares del imperialismo.

El coronel Vila destaca las virtudes de una estrategia de defensa nacional que involucre a todo el pueblo: "Si la resistencia armada y la resistencia civil se organizan y complementan adecuadamente, es posible empantanar a cualquier agresor por más poderoso que éste sea". La conclusión del artículo es por demás esclarecedora sobre las virtudes que Vila le confiere a la resistencia nacional y la guerra de todo el pueblo para enfrentar una agresión. La historia contemporánea demuestra una y otra vez que por más alta tecnología que se posea no es posible ganar una guerra cuando se enfrentan enemigos decididos y perseverantes que voluntariamente bajan el umbral tecnológico y de intensidad del conflicto armado.
El Estado y el gobierno bolivariano, con el liderazgo del Presidente Chávez, avanzan en la implementación de la Nueva Estrategia para la Defensa Integral de la Nación que incluye, no sobra decirlo nuevamente en el marco de este trabajo, varios elementos entre los cuales se destacan:

a) LA CONFORMACION DE LA NUEVA ESTRATEGIA MILITAR NACIONAL, cuyas herramientas principales son: el nuevo Pensamiento Militar Venezolano; el incremento de la preparación y eficacia de la Fuerza Armada Nacional; la consolidación de la unidad de la Fuerza Armada Nacional; el fomento de los estudios y la investigación sobre estrategia nacional e internacional; el desarrollo de la reserva militar; la reestructuración de la organización militar, de acuerdo con la Constitución Bolivariana; el desarrollo de la industria militar y naval; el fortalecimiento de la coordinación con fuerzas militares amigas; la dotación de la Fuerza Armada Nacional con los medios necesarios para el cumplimiento satisfactorio de sus funciones; el impulso a los centros de enseñanza e investigación sobre estudios estratégicos; la aprobación de la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional; la modificación de la Ley de Conscripción y Alistamiento Militar; la Participación en ejercicios y operaciones combinadas con fuerzas militares extranjeras; las campañas sobre el nuevo concepto de seguridad de la nación; la ampliación del trabajo de la FAN con las misiones sociales; la incorporación de la reserva en el trabajo social de las alcaldías, gobernaciones y demás organismos del estado; la educación de la población en los principios militares de disciplina, amor a la patria, y obediencia; la profundización de la educación premilitar en los diferentes niveles de la educación; la educación, conciencia y sensibilización en la unidad cívico-militar para la defensa de la nación; la lucha contra la pobreza, a través del componente cívico-militar; el fortalecimiento de la unidad cívico-militar, para acciones de seguridad ciudadana; el desmonte de elementos paramilitares y para-policiales, en los organismos de seguridad del estado; la promoción e impulso de la integración militar latinoamericana, para la defensa y el desarrollo de nuestros pueblos; la integración de la FAN al desarrollo local y regional; y el fortalecimiento de las acciones defensivas en la zona fronteriza con Colombia por el desbordamiento de la violencia, causado por la implementación del Plan Colombia.

b) LA ORGANIZACIÓN EFECTIVA DE LA RESERVA MILITAR BOLIVARIANA que, según el General de División Rangel Briceño, Comandante General de este componente de la Fuerza Armada Nacional en el 2005, involucró hasta cinco millones de reservistas, entre los 18 y 50 años, con una primera línea que va entre los 18 y 30 años, una segunda reserva entre 30 y 40 años y una reserva territorial que va entre 40 y 50 años. Reserva en la que se capacitarán y formarán a todos los ciudadanos por grupos en cinco meses, de los cuales cuatro y medio son para instrucción en aula y terreno y dos semanas para el período de campo donde pondrán en ejecución el aprendizaje de los períodos básico individual, el de especialización militar y el de unidad.

c) LA FRECUENTE REALIZACIÓN DE MANIOBRAS CON TÁCTICAS DE “GUERRA ASIMÉTRICA” por parte de la Armada venezolana, en la que participan personas en acción y un despliegue de naves y unidades aéreas. Del 2 al 5 de junio del 2005 las poblaciones de Caimancito y Guayacán, en el Estado Sucre, hicieron parte del ejercicio militar de la operación Armada Soberana I-2005, que incluyó tácticas de guerra asimétrica. El comandante de la Zona Naval de Oriente (Nueva Esparta, Anzoátegui, Monagas y Sucre), Almirante Douglas Clemente, explicó que el objetivo de la maniobra era realizar ejercicios en el mar, adiestramientos de todas las tripulaciones de los buques, unidades de guardacostas y aeronaves en conjunto con la reserva militar y el personal civil.

Cada Componente ha revisado y adaptado por separado sus planes de campaña, inclusive han conducido ejercicios militares en diferentes sitios del país. Por ejemplo, el Ejército realizó un gran ejercicio en El Pao, Estado Cojedes, la Armada los condujo en Carúpano, Sucre, la Guardia Nacional en varios estados, denominando sus ejercicios, “Unidad Cívico-Militar y el Poder Popular”. Ahora la tarea central es amalgamar todas esas acciones bajo un solo comando y articuladas a una hipótesis de guerra X. Los juegos de guerra no son juegos. Y entendiéndolos así, estos primeros juegos de guerra asimétrica, seguramente serán muy aleccionadores para nuestra FAN, y así entender mejor el nuevo estado de cosas, como reaccionar en conjunto ante ellos, y prepararnos operacionalmente para disuadir a propios y extraños, so pena de graves consecuencias.


“Se trata ahora de la incorporación masiva del pueblo venezolano a la defensa integral del territorio, en todas partes. Para ello, cada ciudadano debe considerarse un soldado; cada ciudadana debe considerarse una soldada ¿dónde están las soldadas? ¿Dónde están los soldados?”, preguntó a la multitud, que respondió: ¡Aquí! ¡Aquí! Y continuó: “Todos debemos incorporarnos en esta nueva etapa, a este concepto de defensa integral y popular de la nación, conjuntamente con nuestra Fuerza Armada y apoyados por nuestra Fuerza Armada”.

Hugo Chávez Frías, 16 de mayo de 2004, en el acto de concentración popular

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada